Aunque este blog ha nacido con la intención de contar al público las bondades de mi tierra, tengo que decir que no soy de esos que piensan que su lugar de nacimiento y residencia son perfectos y que no hay nada que pudiera mejorarlos, porque en realidad no existe un sitio así en ningún rincón del mundo. Orgulloso de haber nacido en Villamanrique y de ser uno de sus vecinos, me gustaría que en estas páginas también tuvieran cabida críticas y comentarios constructivos, a fin de conseguir que, si bien mi pueblo no es perfecto, sí pueda caminar hasta este objetivo con la ayuda de todos los que vivimos allí.

Ciertamente ahora es un buen momento para hacerlo, aprovechando el aluvión de turistas que se acercan en estos días de Semana Santa. Algunas de nuestras cofradías despiertan verdaderas pasiones entre nuestros vecinos de la provincia, y por supuesto de todos aquellos naturales del lugar que por una u otra razón han tenido que abandonar el municipio por diversas razones y que aun conservan aquí bastante buena parte de su familia. Es verdad que es una buena noticia para nuestra actividad económica, pero todavía lo sería mejor si pudiéramos mejorarla, y además de tirar de las fiestas tradicionales y otros tópicos de la zona, contáramos con actividades realmente atractivas.

¿Y cuáles podrían ser? Para mí hay una que nunca falla, por mucho que no sea políticamente correcta: la pornografía. Lo siento, pero esto es un reclamo infalible que muy pocos piensan en usar cuando se piensa en una localidad, como si tirar de ahí fuera a convertirla en una especie de Sodoma o Gomorra, y sus calles se llenaran de bacanales romanas sin ningún control. Una oferta de porno gratis en un municipio, bien llevada y sin aspavientos, dirigida sabiamente a un público determinado e indicado para ella, podría atraer a miles de visitantes, que harían que se beneficiara no sólo todos aquellos que se dedicaran a este tema, sino todos sus cercanos, y incluso lo que no por estar en el mismo municipio (yo diría que hasta los localidades vecinas lo notarían, fíjate).

Hasta ahora el tener un puticlub en las cercanías de un municipio no es que diera glamour precisamente, pero curiosamente todo el mundo lo conocía de una u otra manera, no nos engañemos; y por supuesto alejándonos de nada que tenga que ver con ilegalidades ni abusos de ninguna clase, una mezcla de sexo o erotismo, actividades gratuitas y un buen montón de guapas xxx son una tentación irresistible para miles, diría millones, de hombres heterosexuales y una buena cantidad de lesbianas. Nos puede gustar o no, pero una de las cosas que mueve el mundo es todo lo que tiene que ver con la vida sexual de los humanos, y por ende, la pornografía se convierte en la manifestación perfecta de esto.

Por supuesto, no se trata de ofrecer actividades burdas en plan exagerado, respetemos gustos, creencias, tradiciones y también algunos prejuicios; sólo hay que buscar con inteligencia y un poco de buen gusto aquellos eventos, actividades, distracciones y entretenimientos que realmente puedan formar parte de nuestra identidad y atraigan a los visitantes, y darles un toque picante o definitivamente sexual si se pueden prestar a ello. Aquí  habría que poner a trabajar a las mentes pensantes del municipio, y tras armar un buen plan, mirar otros aspectos como el económico o el social, pero yo tengo muy claro que un local de strippers o bailarinas eróticas, un lugar donde se pudiera acceder al porno online de forma gratuita y sin ojos censores alrededor, o ciertas bonificaciones en lugares públicos relacionadas con la pornografía, serían sin duda la mejor forma no sólo de atraer a gente nueva, sino además de que los que ya están aquí permanezcan y no quieran irse a ninguna parte.

No pondremos en práctica estas ideas en plena época de penitencia y recogimiento, pero las dejo aquí, en espera de un mejor momento, y de alguna mente preclara que opine igual que yo y piense mucho mejor, obviamente.